El aseo de Venus

Ficha técnica

Título: El aseo de Venus
Autor: François Boucher
Cronología: 1751
Estilo: Rococó
Materiales: Óleo sobre lienzo
Ubicación: The Metropolitan Museum of Art
Dimensiones: 108,3 x 85,1 cm.

COMENTARIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO DEL ASEO DE VENUS

ANÁLISIS FORMAL

El aseo de Venus fue una obra pedida por Madame de Pompadour, amante de Luis XV y gran admiradora del trabajo de Boucher, la cual fue su mecenas a lo largo de diecisiete años, hasta su muerte. Una de las integrantes de su colección es esta obra que fue encomendada para decorar el vestidor ubicado en la planta baja de su Château de Belleuve, un palacio a medio camino entre París y Versalles. 

El estilo de este artista rococó captó la atención de la alta sociedad por su galanteadora expresión de las formas y su aire bucólico. Generalmente sus temas más representados eran pastoriles y mitológicos, con personajes femeninos raramente ataviados con ropajes. El personaje más recurrente en la pintura mitológica era la diosa Venus, la cual figura en nada menos que cincuenta cuadros.

Los tonos utilizados por Boucher son vivos y claros con un aspecto nacarado que aporta luminosidad, esta era su forma de resaltar la opulencia que tanto se estilaba en la época de la rocaille.

En esta composición vemos representada una Venus con mirada seductora y delicada sentada en un elegante diván, escondiendo delicadamente sus genitales con una tela. Está rodeada de un entorno ostentoso con flores y perlas,  acompañada por tres querubines que la ayudan a acicalarse. También observamos dos palomas blancas en la composición, una sujetada por la diosa, mientras que la otra la tiene a sus pies, cargando de erotismo la composición.

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Lo que pretende el pintor en esta pintura es reflejar a través de símbolos, gestos y figuras, una carga erótica y sensual que tanto interesaba en la sociedad del momento. Algo que nos puede parecer curioso y que enfatiza esa pretensión de representar el erotismo, es como los querubines quedan rodeando a la diosa, mientas que son las palomas, símbolo del amor, las que están en contacto directo pero de una manera delicada, con el cuerpo de Venus. 

Esta pintura no es un retrato, pero se contempla la intención de representar idílicamente la obra teatral «La toilette de Venus» que la misma marquesa había protagonizado un año antes de la realización de esta pintura.

En cuanto al cuerpo desnudo de la diosa, se puede apreciar una cierta influencia en Rubens por esa intención sutil de desnudar todo cuerpo femenino.

GALERÍA DE IMÁGENES

BIBLIOGRAFÍA

DAVID T GIES. Biblioteca virtual Miguel de Cervantes. «Sobre el erotismo rococó en la poesía del siglo XVIII español»

THE METROPOLINTAN MUSEUM OF ART. «El toilette de Venus».

¿COMPARTIR ESTE ARTÍCULO?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad