El diluvio

Ficha técnica

Título: El diluvio
Autor: Paul Merwart
Cronología: Segunda mitad del siglo XIX
Estilo: Romanticismo
Materiales: Óleo sobre lienzo
Ubicación: Galería de Arte de Leópolis, Ucrania
Dimensiones: *

COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE EL DILUVIO

CONTEXTO HISTÓRICO ARTÍSTICO

El autor de esta obra es Paul Merwart. Un pintor e ilustrador franco-polaco nacido en lo que hoy es Ucrania en 1855 y fallecido en la Martinica en 1902 a causa de una erupción volcánica.

Merwart comenzó a estudiar en Viena, Múnich, Dusseldorf y por último llegó a París donde estuvo matriculado en la Escuela de Bellas Artes donde coincidió con Isidore Pils y Henri Lehmann. En 1879 llegó a exponer en el Salón de París. 

Aunque generalmente se dedicaba a retratos, ilustraciones de cuadernos y libros, así como imágenes costumbristas. Pero también trabajó para distintos periódicos haciendo de corresponsal. Viajó a lugares como Rusia y Austria. También visitó lugares como Canarias, Senegal, Sudán, Congo, Túnez, Mauritania, Somalia y Guayana. La visita a todos estos lugares se tradujo en un exotismo en su pintura. 

La pintura de Merwart se caracteriza por beber del arte romántico propio del siglo XIX y en parte de sus obras desarrolla una atmósfera sugerente y una gran sensualidad como es el caso que aquí tratamos. Merwart pintaba escenas relacionadas con pasajes de la Biblia y la mitología, pero también relacionadas con la literatura y la música. De hecho, es la poesía del aristócrata Alfred de Vigny lo que inspira este cuadro. Se trata de un dramaturgo y novelista francés anterior a Merwart que alcanzó éxito y reconocimiento a mediados del siglo XIX. Merwart parte de su poesía para retratar un momento mitológico muy concreto. 

Se trata de la pareja formada por Deucalión y Pirra. Dos amantes supervivientes al diluvio desatado por la furia de Zeus para acabar con la humanidad en la Edad de Bronce. Deucalión era hijo del Prometeo (el titán  que robó el fuego a los dioses para entregárselo a los hombres y que lo pudieran usar para calentarse y cocinar, cambiando por completo la historia de la humanidad). Por su lado los padres de Pirra eran Pandora (que abrió la caja que le dieron los dioses y que contenía todos los males del mundo) y Epimeteo (que también era un titán y hermano de Prometeo y podía ver las cosas que ya habían sucedido). Por lo tanto, eran primos y esposos. 

Cuando Zeus decide destruir el mundo Prometeo avisa a su hijo que construye una barca para salvarse. Así, después de 9 días y 9 noches de diluvio, la barca se posa sobre un montículo, representado por un montón de tierra. Ese montículo era el monte Etna, el volcán de Italia. Una vez allí acuden al templo de Delfos a pedir ayuda al oráculo. Allí hablan con la diosa Temis cuya profecía es: Alejaos del templo, cubríos la cabeza, desatad el cinturón de vuestros vestidos y arrojad a vuestra espalda los huesos de la Gran Madre.

En un principio Pirra rechazó esta idea escandalizada, sin embargo Deucalión descifró el mensaje y entendió que la Gran Madre era la madre tierra. Entonces ambos comenzaron a arrojar piedras sobre sus espaldas. Por cada piedra que caía, aparecía un hombre si la piedra la había sido lanzada por Deucalión y una mujer si era Pirra quien la tiraba.

Así fueron, poco a poco, repoblando la tierra. Por su lado, Gaia, la diosa tierra madre, también hizo brotar y criar plantas y animales. Así es narrado el comienzo de la Edad de Hierro, una nueva época para los humanos.

ANÁLISIS FORMAL E ICONOGRÁFICO

Es esta historia la que sirve de excusa para crear la magnífica escena en la que Deucalión sostiene sobre su cabeza a Pirra en mitad del diluvio.

Aunque el primer romanticismo se desarrolló de forma paralela al neoclasicismo, este supuso más bien el contrapunto a la racionalidad que había defendido el neoclasicismo. En obras como éstas se mantiene el dibujo neoclásico pero se introducen rasgos distintivos como el juego de luces y sombras. Se marca el foco de luz desde la parte derecha del cuadro reflejando e intensificando la blancura del cuerpo de Pirra. Esto contrasta con la piel de Deucalión,  más oscura, lo cual nos puede hacer recordar este recurso característico del arte egipcio en el que hombres y mujeres se dibujaban en tonos diferentes. Pirra es la belleza, la pureza y la sensualidad, blanca, casi translúcida. Deucalión representa al hombre fuerte, sostén de la familia y la humanidad, salvador en aguas turbulentas. Así, en una única imagen se transmite el rol propio de cada género ideal en la sociedad del siglo XIX. 

La composición del cuadro es una vertical curva desde los pies de Deucalión y sigue ininterrumpidamente hasta la cabeza de Pirra, convirtiendo a la pareja en un estandarte que lucha y se mantiene frente a la fuerza imparable de la naturaleza. Y así es el romanticismo, que frente al racionalismo, la virtud y los modelos ideales del neoclasicismo, expone pasión, desorden, exaltación y locura. El hombre contra lo superior, lo inevitable, lo sublime, quedando a merced de algo mayor que sí mismo. Esta obra muestra la superioridad del corazón sobre la razón, utilizando el recurso de bañarlo todo bajo una luz trágica que enfatiza la situación de tensión. 

La fuerza de la naturaleza, desatada y sin control es otro de los puntos fuertes de esta pintura. La excusa de un diluvio destructor de la humanidad otorga el escenario perfecto para desatar pasiones. La supremacía de la naturaleza por delante de los frágiles planes de los hombres y mujeres. En efecto, los artistas románticos son especialistas en representar ruinas, naufragios, masacres y locuras. Aguas turbulentas para acoger la tragedia de una pareja que no conoce su final. 

En conclusión, Merwart demuestra una gran técnica a la hora de recoger estos ideales románticos en una obra que se ajusta perfectamente a este movimiento artístico y cultural. El resultado es una obra muy poco conocida, de la que tampoco contamos con mucha información, pero de gran calidad por lo que se convierte en una pintura a tener en cuenta y valorar.

BIBLIOGRAFÍA 

Aguilar, M., González, D. M., y Plaza, F. M., (2011). Deucalión y Pirra:  un mito con historia, en González, D. M., y Mendoza, P., (Eds.), Nouvelles de la Rose (pp 353- 382).

Futuro Pasado (2009). Paul Merwart.

Imaginario, A., (2020). Romanticismo: características del arte y la literatura. 

Sabido, F. (22 de marzo de 2014). Alfred de Vigny. https://poetassigloveintiuno.blogspot.com/2014/03/alfred-de-vigny-11329.html 

Significados. (2020). 15 características del Romanticismo 

https://www.significados.com/caracteristicas-del-romanticismo/ 
GALERÍA DE IMÁGENES

¿COMPARTIR ESTE ARTÍCULO?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad