Estramonio. Flor blanca nº1

Ficha técnica

Título: Estramonio. Flor blanca nº1
Autor: Georgia O’Keeffe
Cronología: 1932
Estilo: Modernismo
Materiales: Óleo sobre lienzo
Ubicación: Crystal Bridges Museum of American Art, Bentonville
Dimensiones: 121,9 x 101,6 cm
Escrito por: Isabel Fresno

COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE ESTRAMONIO. FLOR BLANCA Nº1

CONTEXTO HISTÓRICO

Georgia O’Keeffe (1887-1986) es reconocida como “la madre del modernismo estadounidense”. A principios del siglo XX, en Estados Unidos imperaba el academicismo, que había llegado al país desde Europa. O’Keeffe, no obstante, se negaría a seguir las pautas de la Academia y terminaría desarrollando un estilo propio.

Cuando el galerista Alfred Stieglitz (1864-1946), que había introducido en Estados Unidos las vanguardias europeas, recibió unos carboncillos que O’Keeffe había diseñado con formas orgánicas (la serie Specials), estos fueron expuestos en su galería de arte 291. En estos carboncillos, la artista ya introdujo elementos abstractos, que luego se repetirían en su obra.

Estramonio. Flor blanca nº1
Abstracción Temprana, 1915.

Se considera que el salto del academicismo al modernismo que protagonizó O’Keeffe se produjo cuando esta conoció las ideas de Arthur W. Dow, quien combinaba modernismo y arte oriental. También jugó un papel importante la obra de Kandinsky, De lo espiritual en el arte, que acababa de ser traducida. Así pues, Georgia O’Keeffe terminaría abandonando el mundo de las formas para seguir el de la intuición y el color.

ANÁLISIS FORMAL

Estramonio. Flor blanca nº1
Estramonio. Flor blanca nº1

En Estramonio. Flor blanca nº1, nos encontramos con esta flor en primer plano, ocupando casi por completo el lienzo. Por detrás del estramonio, podemos ver sus hojas, que se recortan por los bordes de la tela. Se trata de una pintura planta, donde se superponen el plano de la flor blanca, las hojas verdes y el fondo azul. Como se puede apreciar, la pintura de Georgia O’Keeffe se caracteriza por el predominio del color sobre las formas. Ni la flor ni las hojas aparecen delimitadas por un borde remarcado, sino que es todo manchas de color.

En cuanto a su técnica, las pinceladas de óleo están aplicadas de forma tan apretada que casi no se perciben y podría parecer que nos encontramos ante una foto en vez de ante una pintura. Su técnica de zoom pudo estar influenciada por técnicas similares que se usaban en la fotografía.

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Podemos afirmar que la naturaleza siempre fue un elemento omnipresente en la obra de Georgia O’Keeffe, quien ya de pequeña vivió en una granja y, desde entonces, sintió la necesidad de estar en contacto con la naturaleza. El estramonio era una de las flores favoritas de O’Keeffe, quien cultivó esta planta durante mucho tiempo, hasta que supo que se trataba de una flor venenosa.

A partir de 1919, las flores se van a convertir en un elemento fácilmente reconocible de las pinturas de O’Keeffe. La artista convirtió este elemento de la naturaleza en algo personal. Según la artista, no podía pintar las flores en su tamaño natural, pues en ese caso nadie se fijaría en ellas:

“Cuando coges una flor y la miras de verdad, en ese momento, la flor es tu mundo. Yo deseaba mostrar aquel mundo a otros. La mayoría de la gente va a toda prisa por la ciudad y no tiene tiempo de mirar una flor. Quiero que la vean, quieran o no”.

Llama la atención que, tanto este Estramonio. Flor blanca nº1 como el resto de flores pintadas por la artista, parecen ser figuras estáticas, no sometidas al paso del tiempo. Son flores que se muestran en su momento más álgido, sin señales de marchitamiento. Por otra parte, las flores de O’Keeffe se han visto sometidas en alguna que otra ocasión a interpretaciones sexuales, pues al tratarse de flores abiertas que muestran sus pétalos y pistilos, se han querido ver estos elementos como cargados de connotaciones sexuales al tratarse de los órganos reproductivos de las flores. No obstante, la propia pintora negó que esta fuera la intención de su obra.

Lirio blanco nº7, 1957.

Así pues, no han sido pocos los que han intentado ver una especie de esencia femenina en la producción artística de Georgia O’Keeffe. La propia artista describió su obra como “esencialmente un sentimiento femenino”. Esta declaración, no obstante, hace que las pinturas de O’Keeffe se vean reducidas simplemente a una expresión de la feminidad.

La artista dejó claro en más de una ocasión que, con su obra, pretendía ir mucho más allá que representar una esencia femenina. Las pinturas de flores de O’Keeffe han sido objeto de numerosos estudios que han tratado de encapsular su obra en la llamada “categoría femenina” (y, por ende, inferior) por el simple hecho de ser pinturas de flores realizadas por una mujer. Ante esta situación, O’Keeffe se pronunció afirmando:

“Hice que os tomarais tiempo para mirar lo que yo veía y cuando os tomasteis tiempo para observar realmente mi flor, volcasteis todo lo que asociáis con las flores en mi flor y escribís sobre mi flor como si yo pensara y viera lo que pensáis y veis vosotros de la flor… y yo no”.

CURIOSIDADES

Georgia O’Keeffe fue una artista que se apropió del espacio público, tradicionalmente reservado para los hombres, como fuente de inspiración para su obra. Por este motivo, se la considera una flâneuse, femenino de flâneur, palabra con la que, en el siglo XIX, se designaba a los hombres que se dedicaban a pasear por las calles sin rumbo, solo por el placer de observar y disfrutar del paseo.

De la misma manera, O’Keeffe hizo de sus paseos una fuente de inspiración para su creatividad. En Texas, la pintora se dedicaba a pasear y hacía excursiones diarias de hasta diez kilómetros, que tendrían una gran influencia en sus pinturas. Podríamos afirmar, por tanto, que Georgia O’Keeffe se enfrentó a los obstáculos y superó las limitaciones con las que podían encontrarse las mujeres artistas por el simple hecho de ser mujeres.

BIBLIOGRAFÍA Y WEBGRAFÍA

CASTRO, Jan: The Art and Life of Georgia O’Keeffe. Nueva York, 1995.

COWART, Jack y HAMILTON, Juan: Georgia O’Keeffe: Art and Letters. Nueva York, 1990.

ELEMMENTAL: https://elemmental.com/2021/04/20/georgia-okeeffe-la-artista-que-rompio-las-fronteras-entre-figuracion-y-abstraccion/ (Consulta: 02/12/2022).

GEORGIA O’KEEFFE. MoMA: https://www.moma.org/artists/4360 (Consulta: 03/12/2022).

GEORGIA O’KEEFFE MUSEUM: https://www.okeeffemuseum.org/ (Consulta: 02/12/2022).

OTTINGER, Didier y RUIZ DEL ÁRBOL, Marta: Georgia O’Keeffe. Madrid, 2021.

¿COMPARTIR ESTE ARTÍCULO?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad