Judit

Ficha técnica

Título: Judit
Autor: Gustav Klimt
Cronología: 1901
Estilo: Simbolismo/Modernismo
Materiales: Óleo sobre lienzo. Pigmentos, aceite, metal, pan de oro y lino
Ubicación: Österreichische Galerie Belvedere, Viena
Dimensiones: 84 x 42 cm.

COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE JUDIT

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO

Gustav Klimt, realizó en 1901 su versión de uno de los temas simbolistas por excelencia: Judit. Según el libro bíblico homónimo, Judit, era una joven viuda israelita que vivió en tiempos de la invasión babilónica. Consciente de que el general invasor Holofernes se había enamorado de ella, lo sedujo y esperó a que se durmiera para degollarlo y así acabar con su tiranía. De este modo, la joven se convirtió en toda una heroína para su pueblo, obteniendo la victoria para Jerusalén.

Judit, Gustav Klimt

Judit, por tanto, se erige como un símbolo de justicia, templanza y firmeza, pero a la vez del arquetipo de la mujer sin escrúpulos, que actúa teniendo en cuenta únicamente su voluntad. Asimismo, podría interpretarse como una visión evocadora y sensual pero, al mismo tiempo, villana y provocadora de desventura. Klimt, nos presenta su versión de la mujer fatal, para la que seguramente tomó de modelo a Adele Bloch-Bauer, conocida dama de la sociedad vienesa. 

ANÁLISIS FORMAL

Durante las últimas décadas del siglo XIX y los primeros años del siglo XX, la cultura europea atravesó por una época convulsa y, en cierto modo, decadente que repercutió sobremanera en el plano artístico. Este fenómeno se ha denominado Fin de Siècle, teniendo como epicentro la ciudad francesa de París. La ciudad estará llamada a ser uno de los principales focos intelectuales de la Europa decimonónica y el enclave más destacado del movimiento simbolista. Esta tendencia artística pronto se difundió por otros países europeos como Inglaterra, Bélgica, Países Bajos, Alemania, Suiza, Austria, Italia o España. En Austria, Gustav Klimt, sintetizará las tendencias propias del simbolismo con las ideas modernista, dando lugar a obras icónicas y paradigmáticas como la que nos centra.

La heroína aparece representada frontalmente enmarcada sobre un fondo dorado, a modo de un icono bizantino, en el que no falta el decorativismo propio de la obra del artista, en la que la utilización del pan de oro fue una constante. La cabeza degollada de Holofernes, la podemos ver vagamente perdiéndose por el lado derecho del lienzo, pues lo verdaderamente importante es la presencia de la grandiosa mujer. En la versión del vienés ha desaparecido todo atisbo de sangre y dramatismo, cobrando un especial protagonismo el semblante de la mujer, en el que destacan unos voluptuosos labios rojos y una mirada lasciva y sensual, paradigma del dualismo triunfo y derrota. El retrato se convirtió en todo un icono para la época. 

BIBLIOGRAFÍA

GODOY DOMÍNGUEZ, María Jesús: “El dorado en la obra de Gustav Klimt: reminiscencias medievales de un color”, Comunicación: revista internacional de comunicación audiovisual, publicidad y estudios culturales. Nº1, 2002. pp. 313-332.
LA SANTA BIBLIA: Judit. Madrid, 1997.
MARGARIT, Isabel: “El mundo de Klimt”, Historia y vida. Nº 527, 2, 2012. pp. 64-71.
PAYNE, Laura: Klimt. Barcelona, 2004.
SMOLA, Franz: “Eros y Tánatos en la obra de Gustav Klimt”, Ars magazine: revista de arte y coleccionismo. Nº 8, 2010. pp. 66-73.
WOLF, Norbert: Simbolismo. Koln, 2009. pp. 82-83.

¿COMPARTIR ESTE ARTÍCULO?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad