La persistencia de la memoria

Ficha técnica

Título: La persistencia de la memoria
Autor: Salvador Dalí
Cronología: 1931
Estilo: Surrealismo
Materiales: Óleo sobre lienzo
Ubicación: Museo de Arte Moderno (MoMA), Nueva York. 
Dimensiones: 24 cm x 33 cm

COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE LA PERSISTENCIA DE LA MEMORIA 

ANÁLISIS DE LA OBRA

El término Surrealismo, expresa estar fuera de la realidad, por debajo de la realidad. Fue un movimiento que nació hacia 1924. Europa, por estas fechas, se encontraba en fase de recuperación tras la Primera Guerra Mundial. Movimientos anteriores como Dadá o la Metafísica habían dejado el terreno abonado para el Surrealismo.

Supuso ser un movimiento de carácter revolucionario y vino a plantear aquellos principios opuestos a la ley, el orden, la moral o las buenas costumbres, pues estos, no habían servido para nada, sino que todo había resultado destruido y desmantelado. El movimiento surrealista romperá con todos los vínculos tradicionales, apelando al subconsciente. En este sentido, el mundo del sueño será fundamental. Cuando soñamos no tenemos las ataduras diarias, sino que nuestros subconscientes se apodera de nuestro ser, con fuertes dosis de fantasía y abstracción de la realidad.  

En una vista generalizada al lienzo, podemos distinguir hasta cuatro relojes, cada uno en una posición diferente, pero todos en un aparente estado de decadencia. En una conocida entrevista, Dalí, dijo que para la realización de estos relojes se había inspirado en los quesos Camembert, pues estos eran «extravagantes, tiernos, solitarios y paranoico-críticos». Uno de los relojes cuelga de las ramas de un árbol seco. En este sentido, aparece en este mundo fantástico, el concepto del thanatos, o de la muerte. Otro se encuentra apoyado en una especie de cara, que a la vez se apoya sobre una roca. Esta cara se ha relacionado con una roca real que se encuentra en el cabo de Creus y, que el pintor, incluyó en otras de sus obras. Un tercer reloj se representa justo en el momento de estar cayéndose de un muro. Sobre este reloj, vemos una mosca, otro de los elementos más representados por Dalí. Célebres son sus fotos con moscas en los bigotes. Solía decir que era un apasionado de las moscas limpias. Por ultimo, vemos un reloj que se aleja del concepto de los anteriores, pues responde a la tipología de bolsillo. Este reloj se encuentra repleto de hormigas, elemento que en la obra de Dalí siempre se ha relacionado con el eros, o el erotismo. Hay que decir que estos relojes siempre se llevaban próximos a los genitales, por lo que la relación parece clara.  

En definitiva, Dalí nos presenta un mundo que no es real, con formas que no son conscientes, sino que se han vuelto blandas, indicándonos la fluidez del tiempo. Los sentimientos, el erotismo reprimido, el mundo interior y sus patologías son plasmadas con precisión fotográfica. Se aprecian las alusiones al mundo del subconsciente, reflejado por obsesiones y represiones eróticas. La escena se sitúa en un lugar muy representado por el artista, que recuerda a las célebres llanuras de Cadaqués. En este sentido vemos algunas rocas al fondo y el mar de la Costa Brava. Es un espacio muy claro, luminoso y diáfano, con una enorme profundidad. 

GALERÍA DE IMÁGENES

¿COMPARTIR ESTE ARTÍCULO?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad