Partenón

Ficha técnica

Título: Partenón
Autor: Fidias, Ictino y Calícrates
Cronología: 447 a. C. – 432 a. C.
Estilo: Arte Griego
Materiales: Mármol
Ubicación: Acrópolis de Atenas, Grecia
Dimensiones: *

COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DEL PARTENÓN

ANÁLISIS ICONOGRÁFICO 

En Grecia, el hombre es el eje y la medida de cualquier manifestación artística. Podemos decir que todo rasgo de la cultura tiene como principal peculiaridad el carácter antropocentrista de la misma.




Según esta filosofía el hombre se consideraba el centro de todas las cosas y el fin absoluto de la creación. Incluso la religión otorga a los dioses sentimientos humanos.

Los edificios griegos están planteados a escala humana. El centro de la creación artística griega será el templo, su edificio religioso, una simple galería de columnas que rodea un santuario.

Partenón
Reconstrucción Partenón

En una interpretación simbólica, las columnas de piedra remiten a los tallos de los arboles del bosque sagrado que habitaban los primeros dioses griegos, que suponen ser una barrera infranqueable, entre el exterior y el interior. 

En una interpretación arquitectónica, las columnas exhiben una plasticidad próxima a la escultura.

De manera que el templo, semejante a un anillo de columnas erigido generalmente en lo alto de un paraje natural, resulta perfectamente visible desde cualquier punto de vista, es paradigma de armonía y simetría, y se convierte en un todo, único e indisoluble, la expresión máxima de la belleza.

ANÁLISIS FORMAL

Partenón

Respecto a la planta del edificio, podemos decir que estamos ante un espacio rectangular que se estructura en torno a dos espacios que no se comunican entre sí.

El principal, llamado naos o cella, era el lugar reservado a la divinidad, que resulta ser el de mayor dimensión. Está precedido por un pórtico de entrada, llamado pronaos.

Tras él, se sitúa el opistódomos, que era el lugar donde se ubicaba el ajuar del templo. Estos recintos no eran accesibles al pueblo, sino que solo eran transitados por los sacerdotes. 

Los principales elementos sustentantes de este templo octásilo son la columna y el muro. Predominan las columnas de orden dórico, que caracterizan a este templo díptero, es decir, de doble columnata tanto en la parte anterior como posterior.

Del mismo modo, podemos decir que es un templo con carácter anfipróstilo, con doble entrada, y períptero, ya que las columnas rodean todo el perímetro del edificio. Al ser las columnas del orden sobrio dórico, carecen de basa.

El fuste es estriado con un suave ensanchamiento en el centro. Posee collarino, es decir, un anillo en la parte superior del fuste. El capitel está compuesto de equino, una moldura circular saliente, y ábaco, una pieza rectangular. 

El templo es de techo arquitrabado liso, ya que aún no se trabajaba el arco ni la bóveda. El friso posee triglifos y metopas, estando la cornisa apenas decorada. La cubierta del templo era a dos aguas.

Poseía relieves tanto en el frontón oriental como en el occidental. El oriental, representaba el nacimiento de Atenea, mientras que el occidental, hacia lo propio con la lucha entre Poseidón y Atenea por ser los patronos de Atenas.

Partenón
Recreación del Frontón Occidental con la lucha entre Poseidón y Atenea

Hay que recordar que en dicha lucha, fue Atenea la diosa vencedora, al hacer brotar un olivo en el Acrópolis, frente a Poseidón que hizo brotar una fuente de agua salada.

Los atenienses eligieron a la diosa como patrona, puesto que no le encontraron utilidad a la fuente de agua salada. Se sabe que el templo estaría decorado con acróteras, ornamentos en relieve que remataban los ángulos y el vértice del frontón, aunque en la actualidad no se conservan. 

OTROS DATOS DE INTERÉS

Se sabe de correcciones que los griegos hicieron en el templo, enmarcados dentro de lo que se denominaba Euritmia. La euritmia, corregía un efecto óptico, por el que veríamos que el edificio es irregular, sin serlo.

De este modo, las columnas no tienen la misma altura, ni están a la misma distancia por lo que técnicamente el edificio es irregular, para que visualmente nos resulte armonioso y perfecto.

Del mismo modo, habría que hablar de la proporción áurea, número simbólico para los griegos, que representaba la máxima belleza. 

A pesar de los daños extraordinarios que el edificio ha tenido, su estado de conservación se puede clasificar casi de excepcional, si tenemos en cuenta que fue trasformado en iglesia bizantina.

Posteriormente, desde 1458, se convirtió en mezquita por los turcos. En 1687, estalló en su interior una bomba, puesto que el espacio había sido reconvertido en un polvorín.

Este hecho acabó por destruir casi todo el interior. Se perdieron por completo 14 de sus 46 columnas.

Entre 1799 y 1804, gran parte de la decoración escultórica fue trasladada a Inglaterra tras el expolio de Lord Elgin, permitido por el gobierno turco del momento.

Partenón
Mármoles del Partenón (Museo Británico de Londres)

Años más tarde Elgin, quedó arruinado y las piezas fueron vendidas al Museo Británico de Londres por el precio simbólico de 32.000 libras. La ruina de Lord Elgin fue vinculada por Lord Byron, un destacado crítico, a la celebre leyenda de la Maldición de Minerva

OTRAS ENTRADAS EN NUESTRA WEB QUE PUEDEN INTERESARTE

¿COMPARTIR ESTE ARTÍCULO?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad