El frutero come frutas

Ficha técnica

Título: El frutero come frutas
Autor: Oscar Domínguez
Cronología: 1949
Estilo: Surrealismo
Materiales: Óleo sobre lienzo
Ubicación: Colección TEA Tenerife Espacio de las Artes Cabildo Insular de Tenerife
Dimensiones: 68 x 85 cm

COMENTARIO HISTÓRICO ARTÍSTICO DE EL FRUTERO COME FRUTAS

CONTEXTO HISTÓRICO-ARTÍSTICO

Cuando nos adentramos en el hermoso y caótico mundo del Surrealismo, una de las figuras que más vienen a nuestro pensamiento debido a su trascendencia para el panorama artístico canario, es la de Óscar Domínguez.

Precisamente, en el Diccionario de las vanguardias en España (1907-1936), el célebre crítico artístico Juan Manuel Bonet define al pintor Óscar Domínguez como «el tercer gran nombre», junto a Miró y Dalí, «que España dio a la pintura surrealista», lo que refuerza el discurso sobre la importancia del genio tinerfeño.




Nacido en el año 1906, Domínguez deslumbró por su extensa versatilidad en la inventiva de objetos, pinturas y múltiples construcciones surrealistas; su infancia y adolescencia se nutre de los paisajes primitivos de la costa de Tacoronte, el esplendor natural de sus barrancos y playas de arena negra, de la exuberante vegetación que asoma a cada paso y entre la que predomina la corona del drago.

Situándonos en el año 1925, se traslada a París para llevar negocios familiares donde permaneció hasta su fallecimiento. Es durante los años comprendidos entre 1929 y 1938, donde se desarrolló su etapa propiamente surrealista, nutrida de la técnica daliniana de la paranoica crítica y del uso de las formas descompuestas adaptándolas a su modo de comprender la pintura, libre, sin ataduras académicas y completamente intuitiva.

Entre finales de los cuarenta y principios de los cincuenta transcurre el período «esquemático», que supone la superación de la dependencia picassiana en composiciones más serenas y equilibradas, portadoras de un cromatismo sereno, delimitado por su característico «triple trazo». Se trata de uno de los momentos más originales en la trayectoria del pintor.

ANÁLISIS DE LA OBRA

El frutero come frutas
El frutero come frutas

Como dijo una vez el célebre Eduardo Westerdahl: “Se entendería mal la obra de Domínguez si se le quisiera dar un carácter metafísico o trascendentalista. Hay que mirarla con los ojos que él la vio. Es la paciente testificación de un poeta que va día tras día descubriendo las cosas de este mundo en su doble aspecto de la realidad y el deseo…”.

Quizás, debido al conocimiento y cercanía con el artista tinerfeño, este pensamiento expuesto de Westerdahl nos resume una de las variadas e inagotables interpretaciones artísticas de la producción de Domínguez. El frutero come-frutas”, obra de la que nos dejó varias versiones, pertenece a un capítulo de su producción que podemos definir como la insurrección de los objetos.

Con esta obra vislumbramos como la concepción trágica de la imagen que había presidido su producción de la época surrealista, da paso entonces a una representación lúdica del mundo donde todas las relaciones aparecen dislocadas. Así pues, la dislocación de las funciones de las cosas porta el signo de la libertad, que es al mismo tiempo el blasón de la rebeldía.

Se observa como lo pasivo se torna activo, como se libera de las ataduras que la realidad les impone a las cosas, pero también invierte la dialéctica del amo y el esclavo, en donde el frutero se cansa de servir de recipiente de la fruta y decide comérsela. Es una sutil alusión alegórica a la relación del señor y el siervo, esto es, a la lucha de clases.

BIBLIOGRAFÍA 

-Página web del TEA Tenerife Espacio de las Artes: https://teatenerife.es/

-Biografía web de Oscar Domínguez disponible en las colecciones web del TEA Tenerife Espacio de las Artes: https://teatenerife.es/autor/dominguez-oscar/171

-Fragmento extraído del texto introductorio al catálogo de la exposición Óscar Domínguez: fuego de estrellas, comisariada por el conservador de la Colección TEA, Isidro Hernández Gutiérrez para la FUNDACIÓN PICASSO – Museo Casa Natal – Ayuntamiento de Málaga, Málaga, 2009

-Fernando Castro. Fragmento extraído del texto «El frutero come-fruta: humor y metamorfosis en la obra de Óscar Domínguez, en Surrealismo siglo XXI, Gobierno de Canarias, S/C de Tenerife, 2006

¿COMPARTIR ESTE ARTÍCULO?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on linkedin
Compartir en Linkdin
Share on pinterest
Compartir en Pinterest

Deja tu comentario

Deja una respuesta

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad